• Sardinas en aceite vegetal

    0 out of 5

    La sardina es el pescado de referencia en la dieta mediterránea, recomendado por los nutricionistas en todo el mundo debido, fundamentalmente, a su alto contenido en Omega 3, un ácido graso poliinsaturado que protege el corazón y ayuda a reducir el riesgo de ataque cardíaco, controlando los niveles de colesterol presentes en la sangre.

    6,36
  • Sardinas en aceite de oliva

    0 out of 5

    Las conservas de sardinas en aceite de oliva combinan dos alimentos fundamentales en la dieta mediterránea: la sardina, indispensable para la obtención de proteínas, y el aceite de oliva, fuente preferencial de grasa. Al combinar los beneficios de la sardina con los del aceite de oliva, esta conserva constituye una excelente alternativa al pescado fresco.

    6,87
  • Sardinas en tomate

    0 out of 5

    Para los amantes de las sardinas en conserva que disfrutan variando la forma de consumirlas, Queen of the Coast recomienda también sus sardinas en tomate, que además de estimular el paladar, tienen un papel importante en el sistema inmunitario. La sardina es el pescado de referencia en la dieta mediterránea, recomendado por los nutricionistas en todo el mundo debido, fundamentalmente, a su alto contenido en Omega 3, un ácido graso poliinsaturado que protege el corazón y ayuda a reducir el riesgo de ataque cardíaco, controlando los niveles de colesterol presentes en la sangre. El tomate es una fuente de diversas vitaminas, tales como la C, que le aportan propiedades antioxidantes, así como de licopeno, también un antioxidante con efecto cardioprotector.

    6,36
  • Sardinas en tomate picante

    0 out of 5

    Para los amantes de las sardinas en conserva que disfrutan variando la forma de consumirlas, Queen of the Coast recomienda también sus sardinas en tomate picante que además de estimular el paladar, tienen un papel importante en el sistema inmunitario. La sardina es el pescado de referencia en la dieta mediterránea, recomendado por los nutricionistas en todo el mundo debido, fundamentalmente, a su alto contenido en Omega 3, un ácido graso poliinsaturado que protege el corazón y ayuda a reducir el riesgo de ataque cardíaco, controlando los niveles de colesterol presentes en la sangre. El tomate es una fuente de diversas vitaminas, tales como la C, que le aportan propiedades antioxidantes, así como de licopeno, también un antioxidante con efecto cardioprotector.

     

    6,53