Equilibrio de una buena alimentación

Todos sabemos cómo el equilibrio de una buena alimentación es importante para el desarrollo físico e intelectual, para una salud de hierro y para el bienestar en general. ¡No falta información!
Tanto la escuela como la televisión, los periódicos, las revistas, todos dan sus opiniones: que esto engorda, que aquello adelgaza, que hace daño a esto o aquello… En medio de esta confusión, donde abundan conceptos buenos, malos y regulares, se pierden las buenas intenciones de llevar una alimentación sana.

Uno de los objetivos de Ramirez es la promoción del equilibrio de una buena alimentación; por eso ha venido colaborando con polos universitarios y científicos que puedan contribuir para lograr dicho objetivo. Asimismo, recientemente Ramirez firmó un protocolo de colaboración con la FCNAUP- Facultad de Ciencias de la Nutrición y Alimentación de la Universidad de Oporto, del cual resultó la creación del Centro de Nutrición Ramirez – CENUTRA, que se propone sensibilizar y promover prácticas alimentarias saludables en la población portuguesa.

Alimentación portuguesa.

¿La alimentación tradicional portuguesa no es equilibrada porque utiliza alimentos “pesados”, como el pan, las patatas, el arroz o las alubias?

Estos alimentos han sido injustamente culpados por el exceso de peso. Los hidratos de carbono deben ser la base de la alimentación equilibrada y la opinión de la FAO/OMS es que los mismos deben contribuir con el 55% al 60% del total de las calorías diarias.

En los últimos años se ha verificado una disminución en el consumo de estos productos y un aumento del consumo de grasas. Tenga en cuenta que lo que más engorda es la mantequilla o el queso que coloca en el pan, el aceite que absorben las patatas al freírlas, la mantequilla/aceite que mezcla en la pasta y en el arroz, la grasa de la carne que acompaña al plato de alubias, etc.

Recuerde que 1 gramo de grasa produce 9 calorías, mientras que la misma cantidad de hidratos de carbono produce sólo 4 calorías.

Share this post