Ramirez concentra su actividad en la innovadora «Ramirez 1853», en Lavra. La más antigua empresa mundial del sector de las conservas de pescado en activo, se convierte en la más moderna y ecológica unidad productiva. Junto a una amplia red de frío, dispositivos de visión artificial y líneas robotizadas de envasado, está equipada con diversos sistemas amigos del ambiente: central de biomasa, paneles solares y flujos de aprovechamiento y utilización de aguas pluviales.