Ramirez conmemora 150 años y se convierte en la fábrica de conservas de pescado en activo más antigua del mundo. Presente en cuatro continentes con más de 15 marcas propias, se prepara para nuevos avances, totalmente orientados al futuro.