Manuel Guerreiro Ramirez sucede a su padre Emílio Ramirez y lanza los pilares de la modernización a través de conceptos innovadores de conservación y envasado, control de calidad, innovación en los productos y la apertura a nuevos canales de distribución, así como de la moderna gestión de marketing y comunicación.