Emílio Ramirez adquiere una nueva unidad en Peniche, preparando el futuro, que años más tarde impondría, por falta de materia prima en el Algarve, la concentración de la actividad más hacia el norte.