Emílio Ramirez, sucesor de Manuel Ramirez en la conducción de la empresa, transfiere la producción de la unidad de Albufeira para Matosinhos, manteniendo la proximidad al mar y a las capturas, que siempre guió la estrategia de la empresa.