Manuel Garcia Ramirez consolida con éxito un proceso de internacionalización resultante de la conquista de mercados a través de marcas propias, como es el caso de la Cocagne, líder del mercado belga, donde había entrado 11 años antes.