Manuel Garcia Ramirez, que sucede a su padre en la conducción de la empresa, extiende la actividad a la captura de sardinas, adquiriendo el Nossa Senhora da Encarnação, el primer vapor sardinero portugués. Ramirez se desdobla estableciendo nuevas unidades en Olhão y Albufeira.