En «S. Ramirez» comienza a utilizarse la autoclave, que permite obtener la temperatura deseada muy rápidamente, disminuyendo el tiempo de esterilización y evitando la alteración de las latas esterilizadas durante el enfriamiento.