«S. Ramirez» comienza a envasar sus conservas de atún, caballa y sardina en latas metálicas, creando para ello una de las primeras fábricas de latas del mundo.